Blog

El despido improcedente: todo lo que debes saber

El despido improcedente: todo lo que debes saber

viernes, 7 de octubre de 2022

El despido improcedente: todo lo que debes saber

Un despido improcedente es una medida que toma una compañía para finalizar su vinculación contractual con un trabajador bajo unas determinadas circunstancias. No obstante, esta situación suele causar bastante confusión, sobre todo, entre los empleados.

Por ello, te explicamos en qué consiste.


¿Qué es un despido improcedente?

Cualquier tipo de despido se considera improcedente siempre y cuando no se ajuste a ninguno de los supuestos procedentes establecidos en la legislación laboral. No obstante, a la hora de finalizar unilateralmente un contrato, la compañía debe explicar sus razones para hacerlo. En tal caso, existen diferentes requisitos que se tienen que cumplir.

Hay dos causas para que sea considerado improcedente:

1. Incumplimiento de los requisitos legales

Si una empresa está inmersa en un ERE (expediente de regulación de empleo) o en cualquier clase de despido colectivo, es obligatorio que se haga previamente un periodo de consultas.

Si no se lleva a cabo, el despido sería improcedente. Lo mismo sucede, por ejemplo, si no hacen entrega de una carta de despido al trabajador en la que indiquen los motivos que han llevado al empresario a tomar esa decisión.

2. El despido no es disciplinario ni objetivo

El Estatuto de los Trabajadores establece diferentes escenarios en los que una empresa puede efectuar el despido de un empleado, bien sea objetivo o disciplinario. Si la decisión tomada para despedir no se encuentra amparada por ninguno de estos supuestos, el despido será improcedente.


¿Qué puede hacer el trabajador frente a un despido improcedente?

El trabajador puede solicitar la impugnación del despido. La impugnación del despido debe llevarse a cabo en un plazo de 20 días hábiles.

1. Papeleta en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación

El primer paso es acudir al SMAC, aunque es posible que en otras Comunidades Autónomas tenga otra nomenclatura.

En este organismo, tendrá que presentar lo que se conoce como una papeleta de conciliación, en la que explicará, con detalle, los motivos por los que el despido debe ser considerado improcedente. 

La entidad de mediación concertará una cita para que la empresa y el trabajador intenten llegar a un acuerdo. Si lo consiguen, el proceso habrá finalizado. De lo contrario, continuará con el siguiente paso.

2. Demanda a la empresa

El Juzgado de lo Social será el organismo competente al que recurrirá el trabajador para realizar esta acción. Así, el juez se encargará de decidir sobre esta situación. En cualquier caso, la presencia de un abogado es obligatoria para llevar la defensa. Si el resultado no satisface las expectativas del trabajador, estará en disposición de presentar un recurso para que vuelva a revisarse el caso.


¿Indemnización o reincorporación?

Si el despido es declarado como improcedente por parte del juez, el empresario tendrá un plazo de cinco días para tomar esta determinación. Para ello, existen tres vías:

  • Decidir por cualquiera de las dos alternativas en el mismo juicio.
  • A través de un escrito enviado al juzgado en el que indique, de forma expresa, la resolución convenida por la compañía.
  • Personarse en el juzgado para indicar cuál ha sido el derecho de opción de la empresa.

Si durante esos cinco días no presenta su derecho a través de ninguno de los medios que indicamos, la ley da por hecho que la empresa opta por readmitir al empleado. Por lo tanto, el trabajador mantendrá su plaza dentro de la organización.

Salarios de tramitación

Si la empresa decide devolverle el puesto al trabajador, tendrá que hacer frente a los salarios de tramitación. Es decir, abonará su sueldo desde el día que se firmó su despido hasta el día del juicio. De ese modo, se indemnizará al trabajador por el perjuicio que se le ha causado.

Si ha cobrado alguna cantidad del servicio de empleo, los días no se descontarán de la duración de su prestación, únicamente será necesario devolver los importes percibidos durante ese periodo de tiempo.

Por último, una vez que la sentencia sea firme y el empresario haya aceptado la reincorporación, tendrá un máximo de diez días para notificar al trabajador personalmente de esa decisión. Tras ese aviso, deberá volver al trabajo, aunque dispondrá de un periodo mínimo de tres días de preaviso.


Si necesitas más información, consulta nuestros servicios en la página web o, si lo prefieres, contacta con nosotros a través de este formulario.

Contáctanos a través de este formulario:

Si lo prefiere, puede ponerse en contacto con nosotros a través de la siguiente dirección de correo electrónico: info@proluco.com o a través del teléfono de contacto +34 915 488 326.
El responsable del tratamiento de los datos personales facilitados en el formulario de contacto es PROLUCO LAWAYS, S.L. quien tiene un interés legítimo en tratarlos con la finalidad de atender las consultas que nos plantee a través del mismo. En función de la consulta planteada es posible que sus datos sean ser compartidos con terceros prestadores de servicios que actúan como encargados del tratamiento de PROLUCO LAWAYS, S.L. (por ejemplo, asesorías fiscales y contables). Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional sobre privacidad
Al hacer click en el botón “Enviar” declaras conocer y entender la política de privacidad de PROLUCO LAWAYS, S.L.

Últimas noticias
Foto
Ley integral para la igualdad de trato y la no discriminación
25/11/2022
Foto
Cambio legal de la cotización de autónomos para 2023
23/11/2022
Foto
¿Se pueden usar sistemas biométricos para controlar la asistencia al t…
15/11/2022
Foto
Compliance penal: ¿cómo afecta a tu empresa?
14/11/2022